Dejar de Fumar durante el Embarazo

“La hipnosis sólo requiere permitir que las afirmaciones entren en el fondo mental, de tal manera que la mamá se imagine siendo una no fumadora”

rauchen   Dejar de fumar no es fácil. Las ansias, la irritabilidad, el poderoso deseo de fumarse „el último cigarrillo“ a veces resultan abrumadores. Sin embargo, ahora que estás embarazada probablemente te des cuenta de la importancia de decir adiós a este hábito.

Cuando la mujer tiene un bebé en su vientre, es importante que su salud esté en óptimas condiciones. Por eso, es fundamental que deje la mala costumbre del cigarrillo, aquí te presentamos una alternativa para lograrlo.
Se cree que para dejar el cigarro se requiere mucha fuerza de voluntad, pero existe un método que, según quienes lo practican, no necesita de este aspecto: la hipnosis. A través de ella se pueden eliminar malas costumbres como alimentarse en exceso, tics nerviosos, diversas inseguridades y, por supuesto, el tabaquismo.
El procedimiento que realizo consiste en que la mujer enfoque su mente en el cuerpo físico, de tal manera que se relaje. Con esto, se logra un estado de concentración adecuada para que la parte conciente de la mente no moleste en la reprogramación de ésta. Así, se abren las puertas del fondo mental y una serie de afirmaciones sobre el daño que provoca el cigarro, se repiten constantemente y lo bombardean hasta saturarlo.

Algunas de las aseveraciones que se repiten en la hipnosis son:

  • „Vivir sin fumar es agradable“.
  • „El humo del tabaco es veneno“.
  • „Debemos proteger nuestro cuerpo contra el tabaco“.

El programa “Dejar de Fumar durante el Embarazo”

Existe un programa que se llama “Dejar de Fumar durante el Embarazo”. El hipnoterapeuta Harald Markus ha creado este programa para proteger las mujeres que estan embarazadas. Al mostrar la tarjeta de salud, pagas en tu consulta la mitad del precio (Euro 125)! Mujeres que estan embarazadas y si tienen menos de 18 anos se ofrece una consulta gratuita.

Al dejar de fumar protejo al niño

El consumo de tabaco afecta al crecimiento del bebé. Con cada cigarrillo el riego sanguíneo a través de la placenta disminuye durante unos 15 minutos, lo que aumenta el número de latidos fetales. El monóxido de carbono que se inhala con el humo reduce un 40 por ciento el oxígeno que recibe el feto. Esto afecta a su crecimiento: cuanto más fume la madre, menos crecerá el pequeño; por ello, los hijos de mujeres fumadoras pesan una media de 200 gramos menos al nacer.

Sin embargo, esto no augura un parto más fácil. Cuando una mujer es fumadora son frecuentes las complicaciones en el parto.

Los riesgos del tabaco durante el embarazo

El pulmón es el órgano que más sufre los efectos del fumar, porque absorbe todas las sustancias químicas que existen en el humo del cigarrillo. Algunas de estas sustancias químicas hacen que los vasos sanguíneos, que abastecen de sangre al útero, se vuelvan más estrechos, lo que hará que tu bebé reciba menos oxígeno y alimento de la sangre, de lo que debería recibir. Como consecuencia de esta debilidad, el bebé puede sufrir algunos riesgos más o menos graves como:
– De pesar poquo al nacer
– De nacer prematuramente
– De nacer sin vida
– De morir por un sindrome de muerte subita
– De desarrollar enfermedades respiratorias y alérgicas como es el caso del asma que lo sufre 1 de cada 3 lactantes.

Fumar después del parto

El humo de los cigarros, o de otro tipo de tabaco, no es sano para un bebé durante su gestación ni después de su nacimiento. Los bebés, así como los niños expuestos al humo, tienen mayor probabilidad de sufrir resfriados, problemas pulmonares e infecciones de oidos. Los pequeños se convierten en fumadores pasivos. Las mujeres embarazadas que no fuman deben evitar el humo de otros fumadores. La exposición regular al humo, aunque sea de segunda mano, puede ser perjudicial para el bebé. Por esta razón, la mujer embarazada, aunque no fume, deberá evitar los ambientes donde esté permitido fumar.

Schreibe einen Kommentar