Terapia Centrada en el Cliente

image4s

El objetivo de la psicoterapia es el desarrollo y el fortalecimiento psíquico. Se trata de un proceso que está enfocado, entre otras cosas, en ayudar a cada individuo a adquirir una mayor comprensión de uno mismo y del entorno; lograr cambios positivos en las distintas áreas de su vida; superar desafíos y resolver problemas; aprender a convivir y gestionar emociones como la tristeza, la ira y el miedo; aumentar la confianza en uno mismo y la autoestima.

¿Qué es la Terapia Centrada en la Persona?

La Terapia Centrada en la Persona es una de las terapias más extendidas y reconocidas actualmente en todo el mundo. Fue desarrollada por el psicólogo Carl Rogers (1902-1987).

Carl Rogers  descubrió que toda persona posee capacidades para encontrar su camino y mejorar. Parte de la idea de que la persona posee por naturaleza, una tendencia actualizante, una especie de impulso hacia el crecimiento y la salud. La terapia tratará de crear las condiciones para liberarlo para un crecimiento y desarrollo adecuado.

Todo el proceso de la psicoterapia puede traducirse como la actitud del psicoterapeuta en una profunda creencia de respeto y aceptación del cliente y de sus propias capacidades para el cambio.

Según Carl Rogers, una relación servirá de ayuda si la forma de ser persona con el otro refleja tres actitudes básicas:

1. Autenticidad: consiste en „ser el que uno es“ en la relación, sin construirse máscaras o fachadas.
2. Aceptación incondicional: implica aceptar a la persona tal cual es, con sus sentimientos y experiencias.
3. Empatía:  es la capacidad de comprender la experiencia única de la otra persona, dicho coloquialmente: „meterse en su pellejo“ y comunicar algo de esta comprensión.

En la Terapia Centrada en la Persona el terapeuta, a través de estas tres actitudes, crea el marco propicio para que la persona pueda comprenderse a sí misma mejor, recobrar la confianza en sí mismo y obtener la autoestima indispensable para su bienestar.

Schreibe einen Kommentar